Solicita información

Blog

Noticias Sin categorizar

Las mejores carnes para cuidar el bolsillo

La carne es un alimento esencial en nuestra alimentación desde hace siglos, aportándonos la energía necesaria para nuestro desarrollo, siendo fuente de proteínas y vitaminas. Por ello, y más después de los gastos excesivos de la Navidad, hemos querido desvelarte cuáles son las mejores carnes para cuidar tu bolsillo, de manera que nunca tengas que prescindir de ella. Apunta, que seguro que tu cartera te lo agradecerá.

Más allá del chuletón y el solomillo, en la carnicería podemos encontrar carnes más “desconocidas”, pero igualmente tiernas y sabrosas, a las que no les ha llegado la misma popularidad. Seguramente por su escaso rendimiento (son escasas en el animal), no se encuentran en los mostradores muy a menudo.

 

1.   En primer lugar, debemos mencionar la carne de pollo. El pollo es un ave de carne blanca, baja en grasa y en calorías y con un alto contenido en proteína, siendo una de las carnes con más cantidad de este nutriente. Además, es probablemente la carne más fácil de digerir. Las piezas del pollo más asequibles suelen ser los muslos y las alitas.

 

2.   La carne de cerdo es una de las más consumidas en el mundo, y eso se debe en gran medida a su precio bastante asequible. Su aporte nutricional varía considerablemente de una pieza a otra, pero sus valores alimentarios se mantienen siempre bastante equilibrados dada su proporción de ácidos grasos mono y poliinsaturados, además de ser una fuente muy rica en vitamina B1. Una de las piezas más asequibles del cerdo son las manitas, una carne gelatinosa, blandita y muy sabrosa.

 

3.   No podemos pasar por alto, y menos después de la popularidad que ha ido ganando en los últimos años, la carne de pavo. El pavo se ha vuelto muy popular entre aquellas personas que quieren hacer alguna dieta de pérdida de peso, con pocas calorías y a un buen precio. Por ello, cada vez ha ido consiguiendo más adeptos. La del pavo es una carne tierna, sabrosa y muy versátil. Es fuente de vitaminas y minerales como el zinc o el potasio y tiene un alto contenido en proteínas. Sus piezas más asequibles son las chuletas, las alitas y los jamoncitos.

 

4.   Pero si lo que más te interesa es la carne de ternera, aunque su precio habitualmente sea más elevado, aquí te contamos las piezas más baratas que se pueden encontrar en el mercado:

  • Aguja: es la continuación del lomo alto, pero resultará menos atractivo que este por su aspecto más “deshilachado” y grasiento. Sin embargo, si es una buena pieza, su sabor no tendrá mucho que envidiarle.
  • Tapa: es la parte interior del muslo, la pieza más grande de la pierna. Se recomienda para empanados o cachopos, ya que salen filetes muy grandes y limpios, bastante tiernos.
  • Babilla: también sale de la pierna, de la parte de arriba de la rodilla, pero su carne es algo más blandita que la de tapa.
  • Espaldilla: se encuentra en la pata delantera y ofrece unos filetes de primera para hacer a la plancha. Es similar a la paletilla de cordero y está algo gelatinoso por el centro.
  • Redondo: esta carne sale también de las patas. Será idóneo para hacer una carne rellena enmallada, para hornear o hacer en salsa.
  • Falda: la falda se encuentra en la caja torácica y es la continuación de las costillas del lomo alto. Como no es mucha carne y se encuentra pegada al hueso, resulta más barata, pero su calidad es indiscutible.

 

Debemos recordar la importancia e idoneidad de consumir distintas carnes y piezas para lograr una dieta equilibrada y saludable.

Compartir:

AMPLÍA INFO